Sierra Magina
Inicio >> Nuestra Comarca >> HISTORIA Y ARQUITECTURA >>

Nuestra Comarca: HISTORIA Y ARQUITECTURA

La diversidad del patrimonio arquitectónico y artístico de Sierra Mágina no es casual, sino producto de su historia y del paso y asentamiento de numerosos pueblos que han ido dejando su impronta en el territorio, para conformar lo que hoy es una Comarca con marcadas señas de identidad históricas, culturales y etnológicas.

PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

Sierra Mágina dispone de un rico patrimonio arqueológico, que en su mayor parte está aún por descubrir, estudiar, conservar y divulgar.

Durante el Neolítico, en la comarca se desarrollará la cultura de cuevas, como la de Guadalijar en Huelma y la cueva de La Graja en el monte Aznaitín (Jimena).  Durante esta época el hombre conocía la agricultura y la cerámica, usa hachas de piedra pulimentada, doméstica algunos animales, etc. La edad del Bronce se conoce en la comarca por los enterramientos colectivos en cuevas naturales, como la de los Esqueletos en Albanchez de Mágina, la de los Majuelos y Aro en Pegalajar,

En la comarca existen varias muestras de pinturas rupestres, entre las que destacan  la Cueva del Morrón en Torres con pinturas parietales del Paleolítico. De la Edad del Cobre datan las pinturas esquemáticas de Navalcán en Noalejo y La Grajaen Jimena.

De la época Íbera cabe destacar la cámara sepulcral de corredor en La Guardia, las esculturas animalísticas encontradas en Albanchez, Jimena, Huelma y Torres, como la cabeza femenina de Jimena, la esfinge de Jandulilla (Jódar); el León Ibérico de Jimena, esculpido en arenisca; el Cérvido Ibérico de Albanchez de Mágina; la dama de cerro de Alcalá; o el conjunto escultórico del cerro del Pajarillo (Huelma).

En la época Romana destacaron en la comarca las ciudades de Ossigi-Latonium (Cerro Alcalá), Mentesa Bastia (La Guardia), Vergilia o Viniolis (Arbuniel). En la Guardia han aparecido numerosas inscripciones. Se encuentran restos romanos por toda la comarca. Abundan los enterramientos, la tégula romana y cerámica sigillata esparcida por los campos, restos de construcciones, etc., como consecuencia de la profusión de villas agrícolas.

Las manifestaciones artísticas del período visigodo se distribuyen en su mayoría entre epigrafías, canceles, mesas de altar, sarcófagos y monedas que han aparecido en Cárchel, La Guardia y Bedmar. En Cabra del Santo Cristo a finales del siglo XIX fueron encontradas varias monedas con la leyenda «Chindasvinto Rex» del año 642. En Torres existe una pila bautismal donde destaca el sogueado del borde.

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO MILITAR

La ubicación de la frontera durante casi tres siglos (XIII al XV) entre Castilla y el reino musulmán de Granada en Sierra Mágina fortaleció la arquitectura militar de la zona. Torreones y castillos se reforzaron, y constituyeron importantes baluartes en un territorio semidespoblado, en el que los castillos y pequeños núcleos fortificados a sus pies constituían el único hábitat humano. Estos castillos son el origen de muchos de los pueblos de la comarca.

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO RELIGIOSO

  • El románico y el gótico
    • Tras la conquista castellana se construyen nuevas iglesias en las antiguas mezquitas musulmanas. El arte de la época es el gótico, pero con reminiscencias románicas que se acentúan más en los territorios conquistados que, unido a la fuerte tradición mudéjar, impidieron el desarrollo pleno del estilo gótico.
  • El Renacimiento
    • El nuevo arte renacentista llega a la comarca de Mágina desde dos puntos, el Salvador de Úbeda y la Catedral de Jaén. Los nuevos arquitectos que trabajaban en estas fábricas también desarrollan su labor por toda la diócesis de Jaén, como en las iglesias de la Inmaculada de Huelma, de S. Juan Evangelista de Mancha Real y de Nº Sª de la Asunción de La Guardia. En la recta final de este siglo XVI, la arquitectura se debate entre la continuidad de las formas vigentes y la formulación de un nuevo tipo de templo, el de cajón. Un ejemplo de esta tipología es la iglesia parroquial de la Asunción de Garciez y la iglesia parroquial de la Santa Cruz de Pegalajar.
  • El manierismo
    • Destaca la Iglesia de la Asunción de Bedmar, obra de Francisco del Castillo «El Mozo», por sus elaboraciones no exentas de monumentalidad y de capricho en su decoración, repletas de formas poco ortodoxas. 
  • El barroco
    • A este estilo pertenece la iglesia parroquial de Cabra del Santo Cristo, levantada a partir de 1638 a raíz de la llegada de un milagroso cuadro del Cristo de Burgos.
  • El retablo
    • Es la expresión más atractiva de la estética barroca, destaca el retablo de la iglesia parroquial de Cambil, del escultor Sebastián de Solís, el de la iglesia parroquial de Mancha Real, y la de Cabra del Santo Cristo.
  • La imaginería
    • Poca es la que nos ha llegado de la época anterior a la Guerra Civil. En Noalejo hay una talla de la Inmaculada Concepción, en madera policromada; del siglo XVII es la imagen de Nª Sª de los Remedios de Jimena y la talla de Nº Padre Jesús Nazareno; y en Bedmar el Niño de la Virgen de Cuadros, de estilo gótico tardío, y la imagen de Santo Domingo, talla de madera policromada de estilo barroco.
  • El neoclasicismo
    • En Sierra Mágina se pueden observar en la iglesia parroquial de Mancha Real, la de la Asunción de Jódar, la Parroquial de Carchelejo, y la de Nª Sª de los Remedios de Cárchel.

 

PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO EN PIEDRA SECA

La piedra caliza, la más abundante en la comarca, siempre ha estado muy presente en una amplia gama de construcciones tradicionales de piedra seca, como eras, chozos, albarradas, mojones, vallas, y demás  construcciones de gran valor etnológico e histórico.