Sierra Magina
Inicio >> Nuestra Comarca >> MAGIA Y MISTERIO >>

Nuestra Comarca: MAGIA Y MISTERIO

Hoy día la comarca culturalmente ha perdido mucho de su pasado mágico, pues no cabe duda que hoy más que nunca el tiempo va borrando inexorablemente las creencias populares tradicionales, en las que están las claves del origen cultural de la población.

EL MUNDO DE LOS ESPÍRITUS

En Sierra Mágina era muy generalizada la creencia en los espíritus, de muy diferente tipo, que utilizaban la oscuridad para intervenir en la vida cotidiana periódicamente. Es el caso de las apariciones de difuntos, en busca de una promesa incumplida, de un amor frustrado, o en un acto de amedrentamiento. También de los duendes, seres fantásticos, normalmente enanos o de pequeña estatura, con poderes sobrenaturales. La noche era el tiempo de los espíritus. Existía un miedo a la noche, herencia de un mundo inseguro para el hombre, que queda plasmado en la identificación del mal con las tinieblas.

ELEMENTOS MÁGICOS EN LAS FIESTAS POPULARES

  • La noche de San Juan
    • La noche de San Juan, solsticio de verano, tenía en Mágina un fuerte componente mágico, sin duda relacionado con el culto solar de los antiguos indoeuropeos. Otras reminiscencias del mismo origen también están presentes este mismo día en el culto al árbol. Así encontramos en la comarca, hasta hace algunas décadas, la costumbre de realizar en la noche de San Juan el rito de pasar a los niños por la mimbre, o pasarlos por el granao, aprovechando el carácter mágico de esta noche para una curación muy determinada, la de los niños herniados.
  • Fiestas de Mayo
    • Las fiestas de Mayo, que se celebraban en gran parte del centro y norte de España y en Europa, son fiestas típicas de la vegetación, dedicadas a la primavera. En Sierra Mágina las antiquísimas fiestas agrícolas de mayo debieron celebrarse con esplendor como en otras zonas de España, pero su carácter pagano supondría un obstáculo para su pervivencia en épocas de fuerte presión religiosa. No obstante aún persiste la costumbre de adornar, tras la procesión del Domingo de Ramos, los balcones de las casas con palmas bendecidas, o bien cruces elaboradas con sus hojas y colocadas en las ventanas, permaneciendo en su sitio hasta el año siguiente, tal y como solía hacerse en las fachadas de las casas con diversos enramados durante las fiestas de mayo, costumbre indoeuropea de protección frente a los espíritus del mal.
  • Día de San Antón 
    • San Antón es una devoción cristiana que tuvo su origen en el Medievo. La tradición llegaría a la comarca con los primeros repobladores cristianos en el  siglo XIII. El día de San Antón, 17 de enero, se caracteriza principalmente por sus fogatas nocturnas.
      Los fuegos de invierno poseen un valor purificador: ayudan al débil sol invernal facilitando luz y calor, expulsando las tinieblas, el frío y las enfermedades, y con su función lustral ayudan a que vuelva el buen tiempo. San Antón, protector de los animales, es el titular de estas fogatas que se celebran la noche del 17 de enero, tienen un claro valor exorcista que le confiere la asociación de protector de los animales domésticos y vencedor de las fuerzas infernales.
  • El Carnaval
    • Ésta es una fiesta de hondo raigambre, una fiesta inquietante, que se vive a la sombra de la muerte, pues las máscaras en realidad son presencias demoníacas.
      La alegría, los cantos, la licencia general sirve en realidad para disimular la angustia y el temor, que tienen un origen mágico arcaico. Por un lado, el Carnaval es la representación de las presencias demoníacas que instauran el caos hasta el tiempo establecido; y por otra, es el cambio de las jerarquías consuetudinarias y poderes establecidos, que son reemplazados por los opuestos a éstos.
  • Sábado de Gloria
    • Éste era un día cargado de gran simbolismo mágico en la comarca, estrechamente unido a la conmemoración religiosa de la Resurrección de Jesucristo.
      Ese día, coincidiendo con las campanadas que tocaban a gloria a las 10 de la mañana, los niños arrastraban latas y las mujeres salían a las puertas de las casas haciendo sonar repetidamente los llamadores para que no entrase el Demonio, provocando el mayor estruendo posible. Mientras tocaban las campanas, las mujeres recogían del suelo de la calle todas las chinas que podían, las que consideraban con un gran poder mágico para deshacer nubes o tormentas, tan perjudiciales para la agricultura.
  • Fiesta del Corpus
    • El Corpus Christi es una fiesta religiosa en la que, como tantas otras, han convivido elementos mágicos, muy presentes en la cultura popular.
      Desde la Baja Edad Media, el elemento vegetal está muy presente en esta fiesta. Los suelos se cubren con juncias y otras hierbas, las macetas festonean el recorrido de la procesión y su vegetación adorna las puertas y balcones de las casas. Es un claro recuerdo de las antiguas fiestas de mayo extrapolado a esta fiesta religiosa. En la comarca, durante el recorrido de la procesión, la gente hace porras con la juncia que alfombra el suelo, una especie de arma con un primitivo sentido exorcista en un acto que tiene como fin ensalzar el poder divino frente a las fuerzas del mal.
  • La Pascua de Navidad
    • Las fiestas de Navidad, últimas del año, tuvieron en el pasado de la comarca un contenido mágico, relacionado con la Cofradía de las Ánimas, que aprovechaba la carga espiritual de las fiestas para sus labores de colecta. Esta cofradía estaba muy extendida por todos los pueblos.
  • Noche de Difuntos
    • La forma normal de acordarse de los difuntos familiares ha sido hasta hace poco tiempo la celebración de una cena familiar. En Albanchez de Mágina, existía la costumbre de criar durante el año un pollo o gallo que crecía libremente por las huertas. El día de Los Santos se mataba y se comía en una cena con toda la familia. A su término, del pan sobrante, el marido cortaba un trozo y lo ponía en el poyo de la lumbre, se decía que era para que se alimentaran los fieles difuntos.

LAS CARAS DE BÉLMEZ

Los rostros que vienen apareciendo en el suelo de la casa número 5 de la calle Rodríguez Acosta de Bélmez, constituyen desde 1971 una de la más clara referencia mágica de la comarca. El origen del hecho aún está por descubrir, pese a los numerosos estudios científicos realizados. En el I Congreso Nacional de «Las caras de Bélmez», celebrado en esta localidad entre el 15 y 17 de agosto de 1996, se recogía entre las posibles causas un fenómeno de teleplastia relacionado con la dueña de la casa: María Gómez Cámara. Durante una investigación llevada a cabo entre los días 25 y 28 de septiembre de 2004, por miembros de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas, descubrieron veintiún nuevos rostros conocidos teleplastias en el argot parapsicológico. Los investigadores realizaban en el municipio de la comarca de Mágina unos experimentos de control en el domicilio de la recientemente fallecida María Gómez Cámara. A requisito de otra vecina, sobrina de la anterior, decidieron realizar alguna grabación de psicofonías y otros análisis en casa de esta mujer, precisamente donde nació María. En el suelo de la cuarta planta los expertos se encontraron con la aparición de teleplastias de características similares a las ya conocidas. Estos nuevos hallazgos fueron dados a conocer durante la celebración de las XXII Jornadas de Estudios de Sierra Mágina, organizadas por CISMA. Los nuevos rostros parecían estar desarrollándose y estaban sólo medianamente definidos, explicó Pedro Amorós. Según la SEIP, dichos rostros parecen vincularse con los primeros en cierta medida, porque en la casa donde han aparecido nació María Gómez Cámara y habitó hasta que cumplió los 22 años.

LOS SANTOS CURANDEROS

Los Santos son curanderos que practican una medicina mística basada en una gracia concedida por Dios para que la imparta desinteresadamente a la humanidad doliente. Forma parte de un mundo rural aislado, que mantiene reminiscencias ancestrales con vinculaciones chamanísticas. Sierra Mágina forma parte de esta cultura en cuanto comarca limítrofe a la Sierra Sur de Jaén, y como tal, su franja occidental muestra evidentes connotaciones.